Política, dinero y mucha elegancia impulsaron La Bolsa caraqueña en aquella esquina

Aún cuando existe discrepancia entre los cronistas en relación con el origen del nombre de la esquina,  La Bolsa sirvió para dar impulso al desarrollo financiero de la capital. Todos los indicios nos llevan a la conclusión de que se trató de unos de los puntos más concurridos de los caraqueños que gustaban de presumir del dinero y de buenos trajes, incluyendo a políticos y gobernantes

Cuéntame

Alrededores del Capitolio de Caracas, en los años 30
Alrededores del Capitolio de Caracas, en los años 30

La esquina de la Bolsa está situada en el bulevar este del Capitolio construido por Guzmán Blanco en los terrenos de lo que fuera el convento de las Concepciones.

Esquinas de La Bolsa a Padre Sierra, Caracas, década de los 30
Esquinas de La Bolsa a Padre Sierra, Caracas, década de los 30

Algunos cronistas aseguran que debe su nombre a que en aquella esquina tenía su casa la bisnieta de Don Diego de Boiza, famoso caballero de la Orden de Cristo, a quien el obispo Bastidas encargó de la gobernación de la Provincia de Venezuela el año de 1542. Fue teniente general del nombrado obispo.

Dicen los cronistas que Diego Boiza era hombre de “malos instintos” y que se aprovechó de que los jirajaras, estando alzados mataron a algunos españoles, para esclavizar, en su provecho, gran número de ellos, con los cuales se fugó a Honduras, temiendo el merecido castigo de sus muchos delitos (Luis A Sucre: Gobernadores y Capitanes generales de Venezuela).

Esquina La Bolsa, años 30. Observen que los transportes públicos exhibían la publicidad de una bebida importada. Además de la elegancia en el vestir de aquellos caraqueños que frecuentaban la cuadra
Esquina La Bolsa, años 30. Observen que los transportes públicos exhibían la publicidad de una bebida importada. Además de la elegancia en el vestir de aquellos caraqueños que frecuentaban la cuadra

De acuerdo con esta leyenda, el nombre de la Bolsa proviene de la descomposición del apellido Boiza. No obstante en los viejos tiempos, la esquina La Bolsa –que ya era así nombrada- era un punto de partida para viajeros.

Cochero en la esquina La Bolsa de Caracas
Cochero en la esquina La Bolsa de Caracas

También se dice que fue mansión de Garcí-González de Silva, donde descubrió el gobierno la acuñación de monedas de plata, denominadas “Fable”, esa habría sido la primera casa de la moneda que tuvo Venezuela.

Para finales de los años 30, la circulación del tranvía y el vehículo automotor exigía la presencia de policías de transito en la concurrida esquina La Bolsa
Para finales de los años 30, la circulación del tranvía y el vehículo automotor justificaba  la presencia de policías de tránsito en la concurrida esquina La Bolsa

Más tarde se estableció en ella el acaudalado barón de Corvaia, quien estableció un negocio de préstamo de dinero sin garantía, ganando tal fama que el presidente Guzmán, el ilustre americano la visitaba con frecuencia para realizar operaciones bursátiles, lo cual afianzó el nombre de La Bolsa de Caracas.

Entre las esquinas De Padre Sierra a La Bolsa, Caracas vio crecer una movida actividad financier
Entre las esquinas De Padre Sierra a La Bolsa, Caracas vio crecer una movida actividad financiera

Cuentan que allí asistían generales, clérigos, literatos, ministros, etc, en busca de dinero o de negocios.

La oficina obtuvo entonces el nombre de La Bolsa de Caracas y cobró tal auge esa oficina de préstamos que la vida económica de la ciudad se regulaba desde La Bolsa. De allí resalta el origen de su nombre y la exaltación del hombre que la habitó.

En los años 40 y 50 La Bolsa extendió su movida comercial hasta la esquina de Mercaderes en una Caracas que brillaba en decencia y buenos modales
En los años 40 y 50 La Bolsa extendió su movida comercial hasta la esquina de Mercaderes en una Caracas que sobresalía en decencia y buenos modales

También estuvo en aquellas vecindades la oficina de ropa o sastrería de Don Emilio Roche, llegado a Venezuela en 1870. Y con el pasar del tiempo la esquina se convirtió en “peña elegante”, donde se reunían prominentes personajes de la época.

Este árbol sea quizás el último testigo de muchas historias que los caraqueños protagonizaron en La Bolsa
Este árbol sea quizás el último testigo de muchas historias que los caraqueños protagonizaron en La Bolsa
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s