Con medios insólitos triunfa Renny Ottolina en Caracas

Una interesante y divertida crónica de 1957, nos descubre los inicios del número 1 de la televisión venezolana, Renny Ottolina. Sus comienzos en la radiodifusión  y la ingeniosa manera como desde un principio se ganó la confianza de su audiencia y en muchos casos la desconfianza de sus anunciantes

Cuéntame

 

Este joven vestido de forma extravagante y con la boca abierta no está cantando. Está tratando de dar la impresión de que la voz emitida por un disco fonográfico es la suya, la menor de las bufonadas  con que se está haciendo rico a los 28 años de edad.

Renny Ottolina 1957 Hace reir y ayuda a vender https://caracascuentame.files.wordpress.com/2019/02/1957rennypreventa.jpg
Luciendo un sombrero estrafalario, Renny simula entonar una canción que suena de un disco (play back)

Se llama Renny Ottolina . Dejó la escuela antes de cumplir los 17 años para ser locutor de radio por 10 dólares semanales. La Radiodifusora Venezuela lo despidió con la siguiente explicación: “Nunca llegarás a ser nada en la radio”.

No siempre las cosas le salen bien a Renny Ottolina, en ocasiones uno que otro anunciante lo llama para criticarle su forma de publicitar sus productos y hasta retirarle el comercial
No siempre las cosas le salen bien a Renny Ottolina, en ocasiones uno que otro anunciante lo llama para criticarle su forma de publicitar sus productos y hasta retirarle el comercial

Se enroló en la marina mercante y más tarde fue redactor de un noticiero cinematográfico. En 1955 comenzó un programa de televisión de una hora sin anunciantes.

Hace reir y ayuda a vender
Publicitando la frescura y bondaes de unas galletas, Renny pide le acerquen el micrófono al suelo, coloca la galletas en el suelo y las pisa para que se escuche lo crujientes que son

En la actualidad, 1957, ese programa “Lo de Hoy”, transmitido por Radio Carcas TV seis días a la semana, dura dos horas todas las mañanas y tiene una facturación de 16.500 dólares mensuales que pagan 18 anunciantes dispuestos por lo general a soportar su extraña técnica.

Hace reir y ayuda a vender
Al comenzar el programa, una de sus productoras busca a Renny por todo el estudio, hasta encontrarlo dormido en una cómoda cama. Ottolina despierta bostezando y hace el comercial de lo maravilloso que son los colchones de su patrocinante

Más sus colaboradores están preocupados. “Nunca sabemos que irá a hacer ese atolondrado”, dicen, y Renny confirma: “También estoy preocupado”.

Para vender y publicitar bienes raíces, Renny Ottolina planta un árbol en un puñado de arena sobre su escritorio y aconseja lo rentable que es invertir en terrenos
Para vender y publicitar bienes raíces, Renny Ottolina planta un árbol en un puñado de arena sobre su escritorio y aconseja lo rentable que es invertir en terrenos

Con payasadas y anuncios comerciales bien pensados, como se ilustra en estas gráficas, Renny ha logrado formar un auditorio estimado en 250 mil personas en una población de 6 millones.

Para probas la calidad de una faja, Renny la moja, la exhibe para demostrar que no se ha dañado y le da fuerte tirones
Para probas la calidad de una faja, Renny la moja, la exhibe para demostrar que no se ha dañado y le da fuerte tirones

Renny Lo de Hoy

Astro del programa de televisión más disparatado que existe en Venezuela, Renny hace también tres transmisiones radiofónicas a la semana y es productor de un programa de televisión de la Universidad Central de Venezuela.

Príncipe Negro, un caballo saltador de 6 años, que lo acaricia con el hocico. Renny es un entusíaste de la equitación
Un beso equino recibe Renny Ottolina de Príncipe Negro, un caballo saltador de 6 años, que lo acaricia con el hocico. Renny es un entusiasta de la equitación

 

Orgulloso de sus autos, Renny Ottolina posa con su familia y su caballo entre su carro de carrera, un Bristol de dos litros, y un Chrysler Imperial. Junto a este aparecen su hijita Rhona y su esposa, René; y sobre el caballo su hija Rina. Atrás su lancha de motor
Orgulloso de sus autos, Renny Ottolina posa con su familia y su caballo entre su carro de carrera, un Bristol de dos litros, y un Chrysler Imperial. Junto a este aparecen su hijita Rhona y su esposa, René; y sobre el caballo su hija Rina. Atrás su lancha de motor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s