Cenizas de Jimmie Angel se esparcieron sobre el Salto al que le dio su nombre

Y aunque pareciera una historia lejana a Caracas, es interesante para los caraqueños saber que el último vuelo de un Angel, lo hizo el explorador aéreo James Crawford Angel, cuyas cenizas fueron esparcidas, como correspondió a su último deseo, sobre la catarata más altas del mundo. Angel vio por vez primera las majestuosas cataratas, el 18 de noviembre de 1933 mientras volaba solo en misión para la Compañía Minera Santa Ana de Tulsa, Oklahoma. Su copiloto y mecánico José Cardona, de México, y el oficial minero D.H. Curry estaban con Angel en esa expedición de la Gran Sabana en el sureste de Venezuela

Cuéntame

En Europa, Asia y América, James Crawford Angel fue forjando, con el correr de los años, su reputación casi legendaria, de soldado de fortuna y piloto de la selva.

James Crawford Ange
Jimmie Angel, el descubridor del salto que lleva su nombre fue un afable aviador

Pero lo que más fama le dio al intrépido estadounidense fue su descubrimiento de la catarata más altas del mundo: El Salto Angel (979 metros), lo cual inmortalizó su nombre.

El venezolano Carlos A. Freeman tomó esta fotografía del Salto Angel desde el aeroplano de Jimmie Angel el 1ro de mayo de 1939. Esta y otra foto similar del Salto Angel son las primeras fotos publicadas del Salto Angel y aparecieron en el artículo “Exploración de la Gran Sabana,” Revista de Fomento, No. 19, Diciembre 1939.
El venezolano Carlos A. Freeman tomó esta fotografía del Salto Angel desde el aeroplano de Jimmie Angel el 1ro de mayo de 1939. Esta y otra foto similar del Salto Angel son las primeras fotos publicadas del Salto Angel y aparecieron en el artículo “Exploración de la Gran Sabana,” Revista de Fomento, No. 19, Diciembre 1939.

Dicho descubrimiento ocurrió en Venezuela en el año 1934, durante un vuelo de prospección aurífera.

La viuda de Jimmie Angel, Marie, visitó la catarata de Canaima la víspera de la dispersión de las cenizas del connotado aviador
La viuda de Jimmie Angel, Marie, visitó la catarata de Canaima la víspera de la dispersión de las cenizas del connotado aviador

En 1956, Jimmie murió a consecuencia de un accidente de avión en Panamá. Fue su último deseo que esparcieran sus cenizas sobre la catarata que había descubierto.  Tras cuatro año de demora, en 1960, pudo hacerse su voluntad.

La oración fúnebre, que se pronunció antes de esparcir las cenizas de Jimmie Angel sobre el Salto Angel, fueron leídas en uno de los aviones por Marvin Grigsby, piloto de la selva y amigo del finado
La oración fúnebre, que se pronunció antes de esparcir las cenizas de Jimmie Angel sobre el Salto Angel, fueron leídas en uno de los aviones por Marvin Grigsby, piloto de la selva y amigo del finado

Dos bimotores hicieron varias pasadas sobre el macizo de Auyan-Tepuy, desde donde las majestuosa catarata cae en un angosto cañón.

En ruta a la ceremonia, Marie, viuda de Jimmie Angel, y sus hijos, Jimmie Jr. y Ronald, recuerdan con nostalgia las hazañas del afable padre de familia y piloto. Esto en uno de los aviones bimotor que volaron sobre la catarata del Canaima
En ruta a la ceremonia, Marie, viuda de Jimmie Angel, y sus hijos, Jimmie Jr. y Ronald, recuerdan con nostalgia las hazañas del afable padre de familia y piloto. Esto en uno de los aviones bimotor que volaron sobre la catarata del Canaima

Dada la señal, y desde uno de los aviones se empezó a esparcir las cenizas, mientras desde el otro avión la viuda de Jimmie, Marie, quien lo había acompañado de copiloto en varios de sus peligrosos vuelos sobre la selva, presenció la sencilla pero elocuente ceremonia con sus dos hijos.

Angel contenidas en un saco de lona, al que fueron trasladadas de una urna de bronce, el avión sobrevuela muy cerca de la catarata
Esparciendo las cenizas de Jimmie Angel contenidas en un saco de lona, al que fueron trasladadas de una urna de bronce, el avión sobrevuela muy cerca de la catarata

Las hazañas de Jimmie Angel fueron tema de muchas películas en Hollywood, donde en varias ocasiones Jimmie hizo papeles de acróbata aéreo.

Jimmie Angel revisando una copia del Saturday Evening Post del 26 de julio de 1941 en la cual aparece un artículo acerca de él y el Salto Angel escrito por E. Thomas Gilliard del Museo Americano de Historia
Jimmie Angel revisando una copia del Saturday Evening Post del 26 de julio de 1941 en la cual aparece un artículo acerca de él y el Salto Angel escrito por E. Thomas Gilliard del Museo Americano de Historia

 

Anuncios

Un comentario sobre “Cenizas de Jimmie Angel se esparcieron sobre el Salto al que le dio su nombre

  1. Estimados compatriotas:
    Estoy preparando una crónica con algo de ensayo basándome en la Foto de Caracas tomada un domingo del año 1.900. Ignoro si esa foto está bajo su proteccion desde el punto de vista de los derechos de autor. Si les parece procedente, estoy dispuesto a enviarles un fragmento de lo que ya tengo redactado y, claro está, la foto. También estaría dispuesto a publicar el trabajo en el medio que tengan ustedes a bien indicarme, para el caso de que sea de su agrado. Agradezco pues una respuesta a esta inquietud. Atte.:
    Jesús Antonio Álvarez Velázquez
    Peña Literaria Sinenómine
    Chacao. 04142546787
    samwatch@gmail. com

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s